ESPIRITUALIDAD Y CARISMA AGUSTINIANO

 

 La Orden de San Agustín, irradia su espiritualidad a la luz de la Regla de San Agustín y de sus escritos. Los puntos básicos de la espiritualidad agustiniana son:

  • La Caridad, Dios, el Sumo Bien
  • La vida en común, la comunidad, la unidad, la comunión de bienes.
  • La fraternidad, el amor, la amistad.
  • La búsqueda de Dios, la sabiduría, la verdad, el estudio.
  • La inquietud, la felicidad.
  • La interioridad, la oración, la contemplación.
  • El amor a la Iglesia y al hombre.

Se resume en al amor a Dios sin condición, que une las almas y los corazones en convivencia comunitaria de hermanos y que se difunde hacia todos los hombres para ganarlos y unirlos en Cristo dentro de su Iglesia.

El carisma agustiniano tiene sus fundamentos en: El Primado de Jesucristo.

La Biblia donde se nutre la espiritualidad.La conversión como camino. La oración como un pilar. El servicio en la Evangelización como práctica de amor.

No existe verdadera comunidad, si ésta no tiene como sustento la interioridad y libertad.
Cuando se habla de interioridad, no se habla únicamente del interior, sino del dinamismo “exterioridad – interioridad” como de dos realidades estrechamente implicadas entre si. Se trata de vivir las realidades 
externas interiorizadamente, comprometerse con lo externo desde la propia interioridad.

Los agustinos afirmamos generalizadamente que nuestro carisma, y por lo tanto, nuestra espiritualidad, pone la máxima atención en la COMUNIDAD. Desde ahí nos planteamos la posibilidad de buscar al maestro interior que es Cristo y dentro de ella, encarnar el espíritu que movió al mismo San Agustín “… vivid en la casa unánimes y tened una sola alma y un solo corazón orientado hacia Dios”(Reg.No.3).